PIDE CITA

La mujer embarazada

INICIO¿PARA QUIÉN?MUJER EMBARAZADA

El embarazo es un proceso fisiológico y el cuerpo de la mujer está perfectamente preparado y equipado para esta tarea. Se suceden cambios corporales importantes: la zona lumbar se curva avanzando el centro de gravedad del cuerpo, los hombros se proyectan posteriormente para recuperar el equilibrio, la pelvis se abre acogiendo al futuro recién nacido…

Por suerte, la madre naturaleza hace las cosas bien

Sin embargo, el cuerpo de la mujer puede verse afectado por secuelas traumáticas pasadas, los desequilibrios posturales verse aumentados y dar lugar a la aparición de procesos dolorosos variados para los que la fisioterapia y osteopatía son una solución eficaz.

El osteópata se asegurará en su tratamiento de que la pelvis, la columna vertebral y las extremidades inferiores conserven una movilidad adecuada, lo que garantizará una buena adaptación a los cambios corporales fisiológicos que se producen durante el embarazo.Esto es clave para que tanto el embarazo como el parto se desarrollen en las mejores condiciones.

 La fisioterapia y el posparto

El embarazo y el parto suponen un coste energético importante para el cuerpo de la mujer. Tras el parto, la columna vertebral, la pelvis y el resto del cuerpo vuelven a sufrir cambios estructurales para adaptarse a la nueva situación. Es normal por tanto sentir fatiga y un cierto decaimiento. Conviene darse tiempo y tratarse bien durante este periodo.

¿Cuándo consultar?

Ante la dificultad para quedarse embarazada como ayuda para la fertilidad

Como prevención para que el embarazo se desarrolle en las mejores condiciones

Ante la presencia de signos dolorosos: dolor de espalda, ciática de la mujer embarazada, dolor en la parte baja del vientre, piernas hinchadas, hormigueo en las manos, dificultad para conciliar el sueño…

Ante embarazos que vayan a exceder el término

Para consolidar una buena recuperación tras el embarazo

Ante la aparición de síntomas después del embarazo: exceso de fatiga, decaída emocional, estrés, aparición de dolores, incontinencia urinaria…

En caso de cesárea, una vez cicatrizada

Antes de iniciar la reeducación del suelo pélvico o los ejercicios hipopresivos para liberar las articulaciones de la pelvis y de la columna lumbar